DE LOS OCÉANOS, LOS LIBROS Y LA CULTURA NAVAL

Portada del libro

Hace poco se ha publicado un nuevo libro sobre el naufragio del vapor francés Général Chanzy acaecido en Menorca en 1910. Murió todo el pasaje y la tripulación, salvándose un único pasajero. El título de esta notable obra es: EL NAUFRAGIO DEL GÉNÉRAL CHANZY. MEMORIA DE LAS VICTIMAS y su autor don Antonio Csamps Extremera que ha hecho un increible trabajo de investigación. Me pideron una introducción que escribí con mucho gusto tras leer el manuscrito que me hicieron llegar desde la editorial. Esta es esa introducción y la misma os dará una pequeña idea de la calidad del trabajo.

Memoria de los que no regresaron del mar

Son ya treinta y cinco años los que lleva el que escribe estas palabras introductorias dedicado a investigar siniestros marítimos de toda índole, naufragios para simplificar. Y en todo este tiempo son sólo dos de estos trágicos eventos los que su análisis e investigación me han producido verdaderas pesadillas: el del vapor Utopía, acaecido en la bahía de Algeciras, y el del Général Chanzy en Menorca.

Escribió Joseph Conrad en un artículo sobre los grandes trasatlánticos incluido en la compilación literaria “Notas de Vida y Letras”:

"Y mientras el hombre siga cruzando los mares, los dioses de las aguas percibirán sus derechos de peaje. Sorprenderán a buenos marinos descabezando un sueñecito o confundirán su juicio con artes bien conocidas de quienes se hacen a la mar, cuando no los superaran simplemente por la pura brutalidad de las fuerzas elementales. En mi opinión las resentidas divinidades marinas jamás duermen, y tampoco se cansan con lo que los marinos, meros mortales condenados a una vigilancia constante, no son enemigos de talla"

La pura brutalidad de las fuerzas elementales. Esa frase de Conrad define de una forma magistral y sintetizada lo que le sucedió al Général Chanzy durante aquel oscuro y helado amanecer de febrero de 1910. En aquellos días, como casi siempre sucede en caso de naufragio, se dieron varias versiones para explicar lo que le había ocurrido al vapor francés. La primera hablaba de una avería en la planta propulsora del buque (algo también muy habitual en todo naufragio). La segunda y más probable versión, es aquella según la cual el buque fue abatido hacia el oeste por el temporal hasta embarrancar en el arrecife de Menorca que fue su degolladero. Los correos de la Trasatlántica francesa (como siempre se han llamado en España a los buques de Cie. General Trâsàtlàntique), seguían una derrota que pasaba al Este de las Islas Baleares en su camino hacia Argelia. Parece más que probable que el buque fuera desviado por el temporal de esta derrota. También pudiera ser que el capitán Cayol (un prestigioso y condecorado oficial de marina francés) pretendiese pasar a sotavento de las Islas Baleares y que al intentar pasar entre Mallorca y Menorca para arrumbar al sur, estimase mal su situación y acabara embarrancado en la isla de Menorca.

Hay también, en mi modesta opinión, en la pérdida del Général Chanzy un cierto regusto a navegación negligente, a fracaso humano de ese que insinuaba Conrad en el artículo que antes mencionábamos. Téngase en cuenta que fueron cuatro los correos de la Trasatlántica francesa que fueron a dar con sus cuadernas en la costa en muy pocos años. Tres (nada menos) en Menorca (los Isaac Pereire, Ville de Roma y Général Chanzy) y un cuarto en las rocas de Punta Anaga, el Norte de Tenerife: el espantoso naufragio del vapor correo Flachat. Tal contumacia da que pensar, desde luego.

Lo cierto es que la del Général Chanzy fue una varada brutal que ocasionó la muerte, también de forma brutal, a todo el pasaje y la tripulación con una excepción: la del joven Marcel Bodez, el Robinson de esta historia. Las personas a bordo del Général Chanzy tuvieron el más amargo despertar de sus vidas. Pasaron, casi de forma inmediata, del plácido sueño a la implacable muerte. Por eso decía al principio de esta introducción que el análisis y recuerdo de este naufragio me produce pesadillas.

Todo naufragio se compone de dos historias completamente distintas. La del barco en sí o la de las causas y pormenores de su naufragio y una segunda historia, tan importante como la primera, que es la historia y circunstancias de las personas que a bordo viajaban. Los relatos de los náufragos tradicionalmente han ocupado un espacio relevante en periódicos, revistas y noticiarios haciendo que el público se interesara, conociera y simpatizara con las personas que a bordo viajaban. En el caso del Général Chanzy no hubo relatos de este tipo. Con excepción de Bodez, todos murieron devorados por el mar y las explosiones de las calderas del vapor francés.

Precisamente el mérito, a mi juicio, de este estupendo libro de Antonio Camps Extremera que ahora tiene usted en sus manos es haber recuperado la historia humana del Général Chanzy. Quiénes eran aquellas personas, cuál es la historia humana que se esconde tras ese naufragio, una de los más terribles sucesos jamás acaecidos en Menorca.

Una vez, el hijo de un náufrago que pereció en un célebre naufragio se emocionó profundamente cuando le regalé un libro que yo había dedicado al naufragio en el que perdió la vida su padre. Me dijo que era como si el barco de su padre hubiera conseguido llegar a tierra con todos sus tripulantes y pasajeros vivos. Hablaba, naturalmente, de la recuperación de la memoria de las personas que quedaron en el mar para siempre. Es el efecto que tiene la publicación de un libro sobre naufragios o sobre un determinado naufragio. Se recupera la memoria de los que no regresaron jamás del mar.

Y creo que este es también el efecto de este libro de Antonio Camps. A partir de su publicación no olvidaremos a estas personas que tuvieron un final tan trágico. De alguna formal el viejo vapor francés seguirá navegando en nuestra memoria y en nuestros corazones.

Fernando García Echegoyen

 

Aquí tenéis el enlace a la editorial Col-lecció Jamma

Título: El Naufragio del Général Chanzy. Memoria de las Víctimas
Autor: Antonio Camps Extremera
Editorial: Miquel Anglada Marqués
ISBN: 978-84-09-37805-0